Asalto a la embajada de México en Quito trae caos político a Ecuador

Si alguien puede suponer que el presidente de Ecuador, Daniel Noboa, será gobernador sin oposición. En tres meses, el Congreso tuvo que aprobar por unanimidad los cinco proyectos presentados, todos los prometidos en su campaña. Los legisladores no votarán en contra ni a favor de los proyectos más ambiciosos, como la ley para cobrar impuestos a los ciudadanos. El pacto de gobernabilidad con otros movimientos políticos le dio a Noboa una imagen positiva de un líder que había seguido el control del país, a un menor costo en el poder legislativo. Si bien la licencia para marcar distancias con su sucesor, Guillermo Lasso, desde el inicio de su mandato, rompió con los grandes grupos políticos y lo llevó a ingresar a la presidencia antes de tiempo, decretó muerte cruda para evitar juicios políticos impulsivos. el bloque de la Revolución Ciudadana, del expresidente Rafael Correa.

Pero también estalló el viernes, cuando Noboa ordenó asilo en la embajada de México en Quito para capturar a Jorge Glas, una decisión sin precedentes que violó las normas internacionales sobre la inviolabilidad de las sedes diplomáticas. El primer anuncio fue lanzado por el grupo legislativo de Revolución Ciudadana que, si no oficial, tenía un compromiso no confirmado de aplicar las leyes impulsadas por Noboa y así garantizar la gobernabilidad. “Nos declaramos contrarios a la Asamblea Nacional del gobierno, señor Noboa”, dijo Viviana Veloz, vicepresidenta del poder legislativo. De la Asamblea, aunque sus egresados ​​son aquellos que no ocupan la mayoría de sus escaños, pero son capaces de votar lo suficiente como para bloquear cualquier proyecto de gobierno cuando están con sus alias. Lo conocí con Guillermo Lasso.

La primera maniobra ya tiene fecha y hora. Los Ministerios de Relaciones Exteriores, del Interior y de Defensa actuaron como abogados en la Comisión de Impuestos de la Asamblea, donde los miembros pertenecen al nuevo bloque opositor. Se anuncia la guerra política. “Vamos a poner en marcha las distintas acciones tributarias y vamos a presentar los respectivos pedidos de justicia política”, declaró Veloz. Y si algo caracteriza a esta asamblea es la experiencia en beneficio de los funcionarios. Desde 2021, la Asamblea ha presentado 22 solicitudes de justicia política y ministros que han sido censurados, según el Observatorio Legislativo.

El efecto inmediato que sentirá el Gobierno será en los temas de consulta popular y referéndum que impulsó a Noboa. Sólo estos movimientos y partidos se han registrado para hacer campaña, incluido el ayuntamiento de sus grupos sociales, ningún partido político en el ayuntamiento tiene la campaña para sí ni para el no. Ni Revolución Ciudadana ni Izquierda Democrática se apuntan a tomar posición ante una consulta que abordará, entre otros temas, los derechos laborales, que durante décadas eludirán a nuestros defensores. “Decidí ir a consulta popular, pero creo que la Revolución Ciudadana tiene una campaña entre los bastidores, en el territorio, contra estos cómicos”, explica Esteban Ron, analista político.

Y si el presidente Noboa realizó la consulta y el referéndum, estaba dispuesto a proceder con las reformas de la Asamblea y se encontró con un bloqueo. «Es un tipo pequeño que conversará con la figura del presidente», añadió Ron. Para el analista, la polarización es parte del escenario político de Ecuador, que se profundizará con los días, al ver las consecuencias diplomáticas y económicas de la decisión de Noboa de ingresar con fuerza a la embajada de México para arrestar a Jorge Glas, lo que no resuelve la situación del país. principal problema: la crisis de inseguridad. Las muertes violentas comenzaron a intensificarse y se duplicaron las extorsiones, los secuestros y los bots a los ciudadanos.

Sigue toda la información de El PAÍS América en FacebookXo en nuestro boletín semanal.