Estados Unidos repatria a 11 ciudadanos estadounidenses de los campos de guerra de ISIS en Siria

La administración Biden ha repatriado a una familia de 10 ciudadanos estadounidenses varados durante años en campamentos en el desierto y centros de detención en Siria dirigidos por una milicia liderada por los kurdos que luchaba contra el Estado Islámico, dijeron funcionarios.

El gobierno también trajo a dos medio hermanos a Estados Unidos, de los cuales sólo uno, de 7 años, es ciudadano estadounidense. El reasentamiento del otro niño, que se cree que tiene 9 años, es la primera vez que Estados Unidos acoge a alguien de la zona de guerra que no es ciudadano estadounidense.

El gobierno anunció el traslado anticipado el martes en un comunicado del secretario de Estado Antony J. Blinken, quien dijo que se había producido una «repatriación y reasentamiento complejo» que involucraba a 11 ciudadanos estadounidenses, incluidos cinco menores, y «un niño de 9 años». hermano no ciudadano estadounidense de uno de los menores ciudadanos estadounidenses.

Y añadió: “Ésta es la mayor repatriación de ciudadanos estadounidenses desde el noreste de Siria hasta la fecha. »

El comunicado de prensa que anunciaba el traslado no identificaba a las 12 personas. Pero dos funcionarios, que hablaron bajo condición de anonimato para discutir detalles delicados, dijeron que 10 de ellos eran una familia sobre la que informó The New York Times en septiembre, compuesta por una mujer llamada Brandy Salman y sus nueve hijos nacidos en los Estados Unidos, aproximadamente 6 años de edad. alrededor de los 25.

Los otros dos, dijeron las autoridades, son hijos, uno biológico y otro adoptado, de un hombre llamado Abdelhamid Al-Madioum, quien fue repatriado en 2020 y se declaró culpable de cargos de apoyo al terrorismo. El tribuno estelar de Minneapolis reportado este mes que sus dos hijos pequeños habían sido encontrados y pronto llegarían a Minnesota para ser criados por sus padres.

Más tarde, el martes, se revelaron los cargos contra una de las hijas de Salman, Halima Salman, que ahora tiene alrededor de 24 años. Se le acusa de haber recibido entrenamiento con armas por parte de una organización terrorista extranjera.

Las consecuencias del colapso del califato de ISIS, que continuó perpetrando ataques terroristas después de perder el control de su antiguo territorio, ha provocado un problema continuo en el noreste de Siria, donde decenas de miles de personas siguen efectivamente encarceladas bajo la custodia de las autoridades. La milicia liderada por los kurdos, las Fuerzas Democráticas Sirias.

Alrededor de 45.000 personas viven en los campos de desplazados internos, en su mayoría mujeres y niños. Entre ellos se incluyen unos 17.000 sirios, unos 18.750 iraquíes y unos 9.000 «nacionales de terceros países» de más de 60 países, dijeron funcionarios. La milicia también mantiene a unos 8.800 hombres adultos en prisiones de guerra.

Se sospecha que la mayoría de los hombres adultos se han unido al Estado Islámico, incluidos algunos que viajaron a Siria o Irak desde Europa. Algunos trajeron a sus familias con ellos.

Estados Unidos alienta a otros países a aceptar a sus nacionales –procesándolos cuando sea necesario– y, en algunos casos, brindándoles asistencia logística militar. La misma operación de transferencia que trajo a la docena de personas a Estados Unidos también extrajo a seis ciudadanos canadienses, cuatro ciudadanos holandeses y un ciudadano finlandés que regresan a sus respectivos países, dijo Blinken. Entre ellos se encuentran ocho niños.

Desde 2016, cuando el califato de ISIS comenzó a colapsar, Estados Unidos ha repatriado a 51 ciudadanos estadounidenses: 30 niños y 21 adultos, según el Departamento de Estado. Este número incluye a los 11 ciudadanos traídos la madrugada del martes.

Muchos países –particularmente en Europa– se muestran reacios a permitir el regreso de sus ciudadanos, en particular los hombres, por temor a que representen una amenaza para su seguridad. Algunos temen que, según su sistema legal, cualquier encarcelamiento por unirse al Estado Islámico duraría sólo unos pocos años.

El Times informó el otoño pasado que el marido de la Sra. Salman, originario de Turquía, aparentemente llevó a la familia al territorio de ISIS en 2016 y luego fue asesinado. La mayor parte de la familia ahora vivirá con su madre en New Hampshire, y el Departamento de Salud y Servicios Humanos, en colaboración con las autoridades locales de servicios humanos, ha desarrollado un plan para ayudarlos a integrarse en la empresa, dijeron los funcionarios.

Sin embargo, una de las hijas de Salman, Halima, fue arrestada cuando el avión militar que transportaba al grupo aterrizó en el Aeropuerto Internacional John F. Kennedy de Nueva York el martes por la mañana. Más tarde ese mismo día, un juez federal del Distrito Este de Nueva York ordenó su detención, dijo el Departamento de Justicia.

En el Denuncia criminal acusándola de recibir entrenamiento con armas por parte de ISIS, un agente del FBI citó como evidencia varias fotos de ella y otros archivos electrónicos en un teléfono celular que el gobierno recuperó en Siria en 2019, y que la denuncia decía que pertenecían a un hombre con el que se casó allí.

En 2022 y 2023, Human Rights Watch y los investigadores de las Naciones Unidas entrevistaron por separado a uno de los hijos de la Sra. Salman, que ahora tiene alrededor de 18 años.

Luego vivió separado del resto de su familia en lo que la milicia kurda describe como un centro de rehabilitación o desradicalización para jóvenes. Los guardias lo llevaron allí a principios de 2020, dijo a los investigadores, como parte de una controvertida política de sacar a los niños de los principales campos de desplazados, Al Hol y Roj, cuando alcanzan la pubertad.

El adolescente dijo a los investigadores que su padre engañó a la familia para que fueran a Siria, diciéndoles que iban a acampar mientras estaban en Turquía y sólo más tarde les reveló que habían cruzado la frontera, y que su madre había mantenido a los niños en casa porque tenía miedo. El Times no pudo verificar los detalles de esta cuenta.

El investigador de la ONU también dijo que el adolescente expresó «gran angustia y preocupación» por su incapacidad para comunicarse significativamente con su madre, y le mostró pinturas y dibujos que los representaban juntos. También habló de las hamburguesas y de la falta de música rap, dijo.

Human Rights Watch también presentó al adolescente, enmascarando su rostro y usando un seudónimo, en un vídeo sobre niños varados en Siria después de que sus padres los llevaran allí para unirse a ISIS. En él, dijo: “No soy solo yo. Somos muchos niños, ¿sabes? Nadie quiere quedarse, como crecer aquí y no hacer nada. Eso es lo que todos sentimos.

En el caso de los dos medio hermanos, uno presentación judicial El procesamiento contra su padre, el Sr. Al-Madioum, dijo que en 2015, mientras era estudiante y visitaba Marruecos con su familia, huyó para unirse a ISIS.

Finalmente se casó con la viuda de un combatiente de ISIS asesinado y él mismo luchó en combate y resultó gravemente herido, incluso perdió parte de un brazo. Se entregó en marzo de 2019 a la milicia liderada por los kurdos y fue devuelto a Estados Unidos para ser juzgado en 2020.

Un expediente judicial también menciona que se encontraba con “sus dos hijos pequeños” en el momento de su entrega a la milicia. Pero, dijeron los funcionarios, sólo uno de los niños es el hijo biológico de Al-Madioum. Se dice que el Sr. Al-Madioum adoptó al otro niño cuando se casó con su madre, la viuda, quien posteriormente fue asesinada.

El traslado de personas presenta muchos desafíos. La milicia kurda no tiene registros completos y precisos de todas las personas que detiene, y la ascendencia mixta de muchos niños complica aún más los esfuerzos para lograr que los países los acepten.

Ian Moss, coordinador adjunto de contraterrorismo del Departamento de Estado, dijo en una entrevista que al recibir al niño de 9 años que no es ciudadano estadounidense pero tiene una conexión con el país a través de su hermano, Estados Unidos buscó establecer un ejemplo.

«Es importante, a efectos de la reintegración, no dividir a las familias», afirmó. «Y mientras continuamos trabajando para resolver este problema, debemos pensar creativamente sobre cómo preservar las unidades familiares». Inevitablemente, esto significa que –tal como lo ha hecho Estados Unidos– los países tendrán que ofrecer reasentamiento a personas que no son sus nacionales.

Ha habido cierto movimiento en los últimos años. En 2022, casi 3.000 personas desplazadas han sido repatriadas (o, en el caso de los sirios, devueltos a sus comunidades de origen dentro del país), más que el número que abandonó la custodia de las milicias entre 2019 y 2021 juntos. En 2023, más de 5.400 personas han sido repatriadas o devueltas a sus comunidades de origen.

“A medida que los gobiernos emprenden la repatriación de sus nacionales, pedimos consideración y flexibilidad para garantizar, en la medida de lo posible, que las unidades familiares permanezcan intactas”, dijo Blinken.

Añadió: “La única solución duradera a la crisis humanitaria y de seguridad en los campos de desplazados internos y centros de detención en el noreste de Siria es que los países repatrien, rehabiliten, reintegren y, cuando corresponda, garanticen que se rindan cuentas por las malas acciones. »