Exvicepresidente ecuatoriano detenido en la embajada de México está en coma

Las autoridades encontraron el lunes en prisión al exvicepresidente ecuatoriano Jorge Glas en “coma profundo inducido”, pocos días después de que fuera capturado por la policía en un dramático arresto dentro de la embajada de México en Quito.

Glas ingirió antidepresivos y sedantes, según un informe policial, y fue trasladado a un hospital militar para observación.

El exvicepresidente enfrenta cargos de malversación de fondos en Ecuador y se había refugiado en la embajada de México para intentar evitar su arresto. Fue objeto de una pelea diplomática la semana pasada cuando la policía de Quito entró en la embajada y logró capturarlo y trasladarlo a un centro de detención.

Un tratado diplomático de 1961 estipula que los gobiernos no pueden entrar en embajadas extranjeras sin el permiso del país que alberga la embajada, trazando una línea que sólo se ha cruzado en raras ocasiones.

El nuevo presidente de Ecuador, Daniel Noboa, parece dispuesto a adoptar medidas duras contra el crimen en medio de una creciente crisis de seguridad en la región. defendió la decisión arrestar al Sr. Glas, tratándolo como a un criminal y no a un preso político.

El lunes, justo cuando se conoció la noticia de la sobredosis del Sr. Glas, el Sr. Noboa reiteró esta posicióndiciendo que tenía la “obligación” de arrestar a personas como Glas, de lo contrario el país enfrentaría “el riesgo inminente de su fuga”.

“Ecuador es un país de paz y justicia”, continuó, “que respeta a todas las naciones y el derecho internacional”.

Los abogados de Glas, un aliado del ex presidente Rafael Correa, dicen que está siendo perseguido políticamente. Glas se desempeñó como vicepresidente durante el gobierno de Correa de 2013 a 2017.

Thalíe Ponce contribuyó con informes desde Guayaquil, Ecuador, y Geneviève Glatsky contribuyó desde Bogotá, Colombia.