La Fiscalía de Medio Ambiente abre diligencias por los vertidos de ‘pellets’ de plástico en las playas de Galicia | Clima y Medio Ambiente

La unidad especializada de Medio Ambiente de la Fiscalía General del Estado ha abierto este lunes diligencias por el vertido de pellets de plástico que afecta a casi toda la costa gallega y que ya ha llegado también a Asturias, según ha adelantado la Cadena SER y ha confirmado este diario. Fuentes de este organismo explican que el 4 de enero se abrió un expediente de seguimiento y que ahora se han iniciado diligencias para comprobar el alcance de este vertido, el origen del mismo y determinar si puede acarrear responsabilidad penal. Mientras tanto, la bronca política crece a poco más de un mes para las elecciones gallegas: la Xunta de Galicia y el Gobierno central se acusan mutuamente de no actuar con celeridad; el Ejecutivo gallego dice que no recibió comunicación oficial hasta el pasado 3 de enero, mientras el ministro de Transportes dice que esa comunicación ocurrió 21 días antes.

Según el escrito de la Fiscalía, los pellets “contribuyen a la contaminación por microplásticos”, cuya reducción “constituye un objetivo para la Unión Europea”. Además, el texto recuerda que el artículo 325 del Código Penal dispone que “será castigado con penas de prisión de seis meses a dos años […] el que provoque o realice directa o indirectamente emisiones, vertidos […] en las aguas terrestres, subterráneas o marítimas, incluido alta mar”. Por ello, “se formula propuesta para autorización de incoación de diligencias de investigación preprocesal por concurrir una especial trascendencia en estos hechos que se justifica en los extremos opuestos”. La Fiscalía considera que los materiales “presentan indicios de toxicidad” y“no son biodegradables”.

Pese a ello, la Xunta no prevé de momento subir el nivel de emergencia 1, activado ante la llegada de estas bolitas, que son un componente para fabricar plástico. No decretará el nivel 2 hasta que tenga más información sobre la situación real de la marea contaminante, un requisito necesario para abrir la puerta a la intervención de medios estatales. Mientras, el presidente de la Xunta y candidato a la reelección por el PP, Alfonso Rueda, ha reprochado este lunes al Ejecutivo la falta de datos y ha acusado a la oposición de “ponerse en modo electoral” desde “el primer momento” y hacer “campaña descarada” con este problema ambiental.

Rueda se ha quejado este lunes de “falta de información” y ha contradicho al Gobierno en lo que respecta a los primeros contactos entre administraciones por los pellets. “La primera comunicación oficial que tenemos es del día 3 de enero”, ha remarcado. Como respuesta, el ministro de Transportes, Óscar Puente, ha mostrado en su cuenta de X (antes Twitter) un pantallazo del registro de llamadas del 112 (dependiente de la Xunta) hacia Salvamento Marítimo. “Desde ese día, es incuestionable, que la Xunta tiene constancia de la existencia de este vertido. En sus costas”, ha señalado Puente. El delegado del Gobierno en Galicia, Pedro Blanco, también ha defendido esta versión: “El 13 de diciembre, el 112 de la Xunta alertó a Salvamento Marítimo de la aparición de un saco de pellets en la costa. Desde ese momento la Xunta es conocedora de la situación, ya que el 112 es un servicio de la Vicepresidencia Primera”.

La información es la primera herramienta contra el cambio climático. Suscríbete a ella.

Suscríbete

Fuentes de la Xunta siguen señalando que no tienen previsto elevar el nivel de alerta ambiental, salvo que reciban nueva información del Gobierno de Pedro Sánchez. Admiten no saber lo que hay en el mar o lo que está por llegar y, en ese escenario, reconocen que les preocupa no saber reaccionar, ya que, según han afirmado, están limpiando sin saber lo que hay en el mar. “De lo que se trata es de colaborar”, defiende el presidente de la Xunta, pero “es que no tenemos información, es que la información la tienen ellos. ¿Cuántos contenedores se cayeron al mar? ¿Qué llevaban? ¿Qué podemos esperar?”. Rueda ha rechazado “ponerse a discutir sobre competencias municipales” y sobre “quién tiene que limpiar las playas, que son los ayuntamientos”. “Pondremos los medios necesarios, admitiremos toda la ayuda necesaria y el que quiera ayudar, que ayude. El que no, pues que se ponga de acuerdo con sus partidos de la oposición en Galicia y que sigan haciendo campaña”, ha retado.

El presidente de la Xunta ha admitido este lunes que le “preocupa” lo sucedido a las puertas de las elecciones gallegas porque entiende que los partidos de izquierda “desde el primer momento se pusieron en modo campaña electoral”. En el polo opuesto, ha situado la situación del Ejecutivo autonómico, que tiene que “gobernar” y “gestionar”. “Nosotros estamos intentando resolver el problema dimensionándolo en su justa medida, pero para eso necesitamos información”, ha insistido. “Si otros quieren hacer campaña y, vamos, la están haciendo descaradamente, pues allá ellos. La gente al final tampoco es tonta y se da cuenta de quién está trabajando”, ha advertido.

“La responsabilidad es de la Xunta”

El ministro de Transportes, Óscar Puente, —del que también depende el transporte marítimo— ha recalcado este lunes que la “responsabilidad en este momento es de la Xunta de Galicia, que es la que tenía que haber activado los protocolos adecuados, cosa que hasta el día 5 no hizo”. En un hilo de X ha explicado la cronología del vertido: “El señor Rueda sabe o debería saber de la existencia de un vertido de pellets de plástico desde el día 13 de diciembre del pasado año, fecha en la que es avistado por un particular en la playa de Espiñeirido, que da parte al 112 de Galicia (servicio gestionado por la Xunta). Desde ese día se han sucedido los avisos al 112 por personas e instituciones que han avistado restos en las costas. ¿Al señor Rueda no le dan traslado de estos hechos? ¿Nadie en su equipo se entera de lo que sucede?”.

Y prosigue: “El día 20, tras las averiguaciones oportunas, se comunica a la Xunta el barco de procedencia, de bandera liberiana y armador alemán, que perdió seis contenedores. Solo uno contenía pellets de plástico. El evento se produjo el 8 de diciembre del pasado año en aguas portuguesas. ¿Qué hace la Xunta al respecto? Declara la situación de emergencia nivel 1(el mínimo) con fecha 5 de enero y el día 6 moviliza a Tragsa para cooperar en la limpieza de las costas afectadas. Para que el Ministerio para la Transición Ecológica actúe se requiere una declaración nivel 2. Es decir, entre el día 13 de diciembre de 2023 fecha del primer avistamiento de pellets del que se tiene constancia y el 5 de enero de 2024, la Xunta de Galicia no hace nada”.

Puente también ha ofrecido este lunes una entrevista en la Cadena SER: “Escucho al señor Rueda hablar de elecciones y de uso electoral de las cosas. Hombre, es que el primero que hace un uso electoral de las cosas es quien no dice la verdad, quien dice que no se le ha proporcionado la información. Quien sitúa la responsabilidad en una parte distinta a donde debe estar”. Además, ha detallado las acciones que ha llevado a cabo el Gobierno central, que ha “puesto un servicio de seguimiento vía satélite”, ha “hecho expediciones aéreas” y está “en contacto permanente con la flota pesquera de la zona”, que asegura que por el momento no hay constancia de pellets en el agua. “En tanto están en tierra firme”, en palabras de Puente, “son los ayuntamientos y la Xunta de Galicia los que deben proceder a su retirada”, salvo que el Ejecutivo gallego active el nivel dos de alerta, lo que sí facultaría al Ministerio para la Transición Ecológica a cooperar en la recogida.

La primera representante parlamentaria en bajar a la arena fue, el pasado fin de semana, Ana Pontón, portavoz nacional del Bloque Nacionalista Galego, primer partido de la oposición en Galicia. Este lunes, la candidata a la Xunta por el BNG ha recriminado al PP que repita en la “crisis de los pellets” la “marea de mentiras, manipulación e incompetencia” del desastre del Prestige.

El vertido llega a las costas asturianas

Las sustancias contaminantes han alcanzado también las costas asturianas. El consejero de Fomento, Cooperación Local y Prevención de Incendios del Principado, Alejandro Calvo, ha activado este lunes el Plan Territorial de Contingencias por Contaminación Marina Accidental (Placampa) y el Ejecutivo autonómico ha habilitado “de manera inmediata” un dispositivo de retirada y gestión de los residuos en coordinación con la Federación Asturiana de Concejos, según recoge la agencia Efe. Las brigadas comenzarán a retirar este lunes los residuos plásticos que puedan aparecer durante este episodio para evitar su dispersión en el medio natural o su entrada en la cadena trófica. El Gobierno de Asturias se encuentra “en comunicación constante” con los responsables del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico para observar la evolución del episodio y establecer, si fuese preciso, mecanismos de colaboración adicionales.

El portacontenedores Toconao, con bandera del país africano de Liberia, perdió el pasado día 8 de diciembre varios contenedores, al menos seis, con mercancía diversa que cayeron al mar desde la cubierta del navío. “Enviamos una lancha de la capitanía para comprobar si los contenedores estaban a la deriva, pero no conseguimos encontrar nada”, ha explicado el comandante portugués Rui Miguel Serrano da Paz, informa Tereixa Constela. En los días posteriores, el litoral portugués no recibió vertidos sospechosos que pudieran estar relacionados con el incidente del Toconao, aunque el capitán Serrano da Paz asegura que no fueron informados del contenido de la mercancía perdida por el buque.

Uno de los contenedores iba supuestamente cargado con 1.000 sacos de 25 kilos cada uno de un producto derivado del petróleo, según reza en las bolsas de rafia que han aparecido, un “estabilizador UV” del tipo “UV 9000″, destinado a mejorar la resistencia de los objetos fabricados en plástico. Los primeros sacos fueron vistos por personas que paseaban por playas de la comarca de Barbanza (A Coruña) el 13 de diciembre. Las bolitas blancas de esta sustancia llegan desde entonces con las mareas a playas de toda la comunidad autónoma y los trabajos de limpieza están recayendo mayoritariamente, de momento, en el voluntariado autoorganizado que ha surgido a través de las redes sociales.

El producto químico que ensucia las playas gallega ha despertado estos días un movimiento de solidaridad y voluntarios similar a Nunca Máis. Con la diferencia de que esta vez, y salvando las distancias con la catástrofe del Prestige hace 21 años, las redes sociales existen y ayudan a aunar a los voluntarios a organizarse. Cientos de particulares armados con coladores de cocina, cedazos e improvisadas rejillas fabricadas con cajas de fruta o cestas de freidora se han lanzado desde el sábado a los arenales gallegos para cribar la arena, colar el agua de la orilla, para limpiarla de los millones de diminutas bolitas de un compuesto todavía desconocido y cuya toxicidad se ignora, destinado a la fabricación de infinidad de objetos de plástico.

Puedes seguir a CLIMA Y MEDIO AMBIENTE en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal