Jue. Abr 18th, 2024

Un bebé recién en una incubadora en un centro hospitalario.skaman306 (Getty Images)

El caso de las bebés intercambiadas por error en el hospital San Millán de Logroño en 2002 —que trascendió a raíz de la denuncia presentada por una de las víctimas en 2021, cuando ya era mayor de edad— ya conoce la indemnización para la otra afectada.

El Consejo Consultivo de La Rioja plantea que el Gobierno autonómico debe compensar a esta segunda joven con 850.000 euros, la misma cantidad que estableció y ya ha recibido la primera. La novedad, en esta ocasión, es que este órgano también contempla la asignación de 750.000 euros para la familia (no biológica) con la que se ha criado, para resarcir de este “fatal error”, como se califica en el dictamen. Un dinero para su padre y su hermano, ya que su madre falleció en 2018, antes de que trascendiera el error.

De esta forma avanzan las conclusiones sobre esta equivocación que ha marcado la vida de estas dos jóvenes. La primera denunciante creció en el seno de una familia desestructurada, con unos progenitores declarados incapacitados por sentencia judicial y una abuela que asumió su crianza. La otra, por su parte, ha estado al amparo de una familia de clase media.

De hecho, la negativa del padre, en el primer caso, a la concesión de una ayuda a la abuela para la manutención de la entonces pequeña desencadenó una serie de sucesos hasta el esclarecimiento de la verdad. La prueba de ADN confirmó que este hombre no era su progenitor y, por tanto, no estaba obligado a la compensación por su cuidado. A partir de ahí se abrió una investigación hasta aclarar que el error se produjo en el intercambio no intencionado en las incubadoras del antiguo centro hospitalario —ya derruido— de la capital de La Rioja.

“El Gobierno de La Rioja, como mínimo, debe resolver cuanto antes esta situación”, alega la abogada de la segunda denunciante, Alicia Redondo. Reclama que se haga efectivo el dictamen “no vinculante, pero preceptivo” del Consejo Consultivo, tal y como ha asegurado a la Cadena SER de La Rioja. “El procedimiento se está demorando más de lo deseado, con el consiguiente impacto a nivel emocional para mis representados”, ha añadido.

No obstante, ambas víctimas prosiguen sus litigios en la vía judicial. Ambas reclaman una indemnización de tres millones de euros, a lo que se añade la cantidad adicional de 1,3 millones de euros para la familia directa de la segunda denunciante.