Protestas universitarias en solidaridad con Gaza se extienden a México: “Llamamos urgentemente a cometer genocidio”

Protestas universitarias en solidaridad con Gaza se extienden a México: “Llamamos urgentemente a cometer genocidio”

A Nora la revuelta la pilló de casualidad. Muchos años después de que la ocupación israelí obligara a su familia a abandonar Gaza y establecerse en California -de ahí su nacimiento, su creación, sus estudios económicos, como ocurrió con Omar-, Israel vino a bombardear la tierra natal de sus padres, a quienes sólo ella conocía de vacaciones y lleva 20 de sus 25 años sin pisar. Muchos de nuestros familiares murieron en una ofensiva que costó la vida a 35.000 personas. El mundo está a prueba, con tristeza, con rabia, con indiferencia. En Estados Unidos, un grupo de estudiantes decidió que sus universidades organizaran campamentos y protestas que dejaran constancia de lo que sus alumnos denunciaban sobre la guerra de Vietnam. La policía los reprimió, la universidad los expulsó. Y Nora, la amiga estudiantil del alcalde de los últimos años, que podría tener más resonancia en su historia dentro de la diáspora palestina, lo llevará a visitar a un amigo en México.

Luego la Universidad Nacional Autónoma de México, UNAM, publicó el informe. Los exalumnos de la gran casa de estudios latinoamericanos, símbolo de excelencia en el campo académico y de protesta política, se reúnen en asamblea y, como nuestros vecinos al norte de la frontera, organizan un campamento que exige un «alto en la frontera». genocidio imperialista en Gaza” y la ruptura de las relaciones diplomáticas entre México e Israel. La campaña empezó así de joven, con más de 40 días de campaña y más de un siglo de gente, entre árabes y jueces, en el encuentro entre la rectoría y la biblioteca. Nora estaba a la vanguardia.

Nora armó una tienda de campaña en el campamento propalestina frente a la rectoría.Nayeli Cruz

Las protestas universitarias en solidaridad con Palestina han encendido las noticias del Estadounidense. Desde California hasta Nueva York, la policía ha tomado medidas enérgicas contra los estudiantes que protestan a lo largo de las universidades durante décadas en más de una serie de estados. Las imágenes dieron vista al mundo. Más de 2.000 jóvenes fueron arrestados el 18 de abril, según un informe de AP. Las reacciones variaron desde el presidente de la Universidad de Columbia, Minouche Shafik, que buscó una intervención política; al Premio Pulitzer (el galardón más prestigioso del mundo del periodismo, con él, precisamente, en Colombia), que se ha solidarizado con ”los incansables esfuerzos de los estudiantes del periodismo de los campus universitarios de nuestro país, lo que plantea protestas y perturbaciones de gran riesgo personal y académico. Ahora la llama se ha extendido a México.

El 7 de octubre de 2023, Hamás atacó a Israel y mató a 1.200 personas. La respuesta israelí, con un arsenal mucho más poderoso, destruyó Gaza, masacró a 35.000 personas, destruyó la casa y duplicó la población. Entonces, dice Nora, “Han sido unos meses muy frustrantes porque mi familia está en Gaza, que ha perdido muchos lugares varias veces, hemos perdido una montaña de mascotas debido a los incesantes ataques aéreos y bombardeos. Todos los días esperamos que cesen las bombas, pero la gente está protestando y parece que no serán permanentes. Esperamos que se alivien la solidaridad global y la presión del pueblo, la presión económica, las relaciones con la ocupación colonialista de Israel, las bombas sobre nuestro pueblo”, dijo en inglés.

La jornada de campaña de Nora se desarrolló entre los tres primeros que se pusieron de pie cuando, al mediodía de hoy, había más periodistas manifestándose en la UNAM. Ella no controla su salud, su marido, Omar, sí. Lleva un vestido rosa largo que la cobre también la cabeza y la tradicional kufiya blanca sur les hombros. Conoció la UNAM y su importancia como símbolo de la independencia académica latinoamericana gracias a un amigo. Formó parte del movimiento estudiantil de 68 años y fue reprimida en Tlaltelolco, en el caso de 1999, por «su historia de autonomía, de protesta, que es respetada como institución, que significa para el pueblo mexicano». Históricamente, esto ha llevado a un cambio de atmósfera política y a la creación de que es muy plausible que las acciones que los personajes han realizado en su propio futuro, como aquí en su propia escuela, influyan en las personas que toman decisiones. Tengo grandes esperanzas en las acciones de esta universidad”, dijo la famosa.

Un joven es uno de los estudiantes que se registra para tener una mejor organización y seguridad en el campamento.Nayeli Cruz

“Ni alcohol, ni porros, ni estupefacientes, ni coger”

El campamento estará animado durante todo el día. Hay una reunión para fijar las normas -una de estas mujeres, «ni alcohol, ni porros, ni estupéfacientes, ni coger», para mantener un ambiente de «alerta política»-, y repartir las tareas en “brigadas”: una para la seguridad, otros por la vida, otros por la difusión y la relación con la prensa, el que ofrece los primeros auxiliares y apoyo psicológico. Las principales demandas son, según sus palabras: detener el genocidio y poner fin a la ocupación sionista; romper relaciones entre la UNAM e Israel (convenios de estudios, intercambios); romper relaciones diplomáticas entre México e Israel siguiendo el ejemplo de Colombia; llevar a cabo la represión internacional del movimiento estudiantil en Palestina; liberar las sumas recaudadas en las protestas.

Los objetivos son altos y en ocasiones resulta imposible alcanzarlos, prácticamente idénticos a lo que exigen los estudiantes del Estadounid. “Al mismo tiempo tenemos ideas, pero tratando de concretar los movimientos políticos, así como los movimientos de imaginación, hay que ponerle cuerpo a algo que parece inexistente, pero que puede tener una respuesta. Aquí y ahora creamos una historia y una memoria. Quizás parezca que lo digo con aires de grandiza, pero la historia no está hecha de la narrativa grandilocuente que se siente en las salas de estar. Y cuando alguien decide imaginar que las cosas pueden ser de otra manera. Los estudiantes mexicanos no pueden acercarse al gobernador de (el primer ministro israelí Benjamín) Netanyahu, pero se posicionan con la voz y con el cuerpo en un acto estético, narrativo, discursivo, diciendo: “Aquí estamos”, reflexión. Karime Rajme, con este discurso de palabras vivas de los licenciados en filosofía.

Rajme forma parte de la asamblea que organizó el campamento. Hace 29 años estudió en la UNAM y ahora es crítico de cine y de carrera. Su apellido es libanés, pero México fue cuna de tres generaciones de su familia. No conoce la tierra de sus bisabuelos. Rajme resumió rápidamente el sentimiento de la protesta: “Pedimos urgentemente un genocidio”. La influencia de las protestas en EE UU ha sido clave, pero la campaña de la UNAM no es sólo una respuesta, sino una intención de crear «un espacio en la sociedad mexicana para discutir y robar estas acciones sociales, para los aglomerados». “Es por eso que EE UU tiene una relación financiera, militar, de inteligencia y de armas más directa con Israel, que es un movimiento global. “Dijo (el presidente colombiano Gustavo) Petro es el mañana: el tipo que se hizo pueblo es un resumen de toda la humanidad”, concluye.

Los manifestantes construyeron una carpa el 2 de mayo en la UNAM.Nayeli Cruz

No está claro que habrá un período de expansión de los campamentos. La convocatoria es indefinida y es poco probable que la policía tome medidas enérgicas contra los manifestantes aquí como lo ha hecho en Estados Unidos (como institución autónoma, las fuerzas de seguridad necesitan ingresar a la UNAM acompañadas por autoridades universitarias), y la relación de México e Israel, a pesar de sus puntos de vista económicos y diplomáticos, han estado a la luz de la relación entre Washington y Jerusalén desde hace algunos años. La duración de la protesta dependerá de las fuerzas de los estudiantes y del ruido que les hagan. La idea, en principio, es que vengan los mejores colegios y así promocionar.

Pero entre los principales objetivos políticos originales, los estudiantes entendieron claramente que una cosa es lo que sucede y lo que sucede. El rey, difundiendo protestas, es un objetivo real y justo. “La UNAM tiene una carga política muy grande dentro y fuera del país, espera que se animen otras escuelas. Creo que podría aumentar hasta que otras personas se comprometan con el mismo camino”, dice Renata Aguilar, de 22 años y estudiante de historia, mientras prepara su temporada de campaña. “Esto debería haberse hecho hace un día, pero podrían ser meses de genocidio por parte de Israel contra el pueblo palestino. “Ojalá que se alargue, se haga más grande y venga mucha más gente”, coincide Alan (24 años), quien, literalmente, se llama Palestina, aunque nunca ha sido conocida en Medio Oriente. Lo dejó ayer: «Cualquiera que sea mi número, debe interesar a toda persona humana».

Suscríbete a la newsletter de EL PAÍS México y todos canal whatsapp y recibe todas las claves informativas de la actualidad de este país.